Qué me ha aportado el poker más allá de los beneficios económicos

Qué me ha aportado el poker más allá de los beneficios económicos

Hoy quiero hablaros sobre los principales beneficios no económicos que considero he recibido de jugar al poker de forma profesional.

Qué me ha aportado el poker más allá de los beneficios económicosPaciencia.

El poker es un juego en el que, a corto plazo, predomina la suerte. Esto implica que cualquiera puede ganar un torneo o una sesión de cash. Y varios.

La habilidad o superioridad vs el resto con los que juegas se compensa y da sus frutos, de forma regular, a largo plazo. Es imposible que el peor jugador de una mesa gane durante un largo periodo de tiempo. A largo plazo ganará más el mejor y perderá más el peor.

Este hecho hace que un jugador que aspire a ganar deba desarrollar una alta dosis de paciencia y centrarse únicamente en el largo plazo, olvidando los resultados a corto.

Personalmente, hasta conocer el poker, he sido una persona bastante impaciente. He mejorado en ello, pero todavía tengo margen.

Consciencia sobre la aleatoriedad

Consciencia sobre lo inmensamente enorme que es la aleatoriedad (varianza) en casi todos los aspectos de la vida.

Desde el momento de nacer podemos ver este efecto. Sería bastante diferente tu vida si hubieras nacido en Somalia, ¿verdad? ¿ O nacer con una disfunción que te impidiera andar? Pero tú no podías hacer nada. Fue aleatorio.

Esto se puede aplicar a casi todas las situaciones de la vida y es algo infravaloradísimo en el ser humano. Por naturaleza, tendemos a asociar todo suceso a una causa (principio de causa-efecto). Sin embargo, muchas más veces de las que imagináis la única causa es la casualidad.

Cuantos campeonatos del mundo de cualquier deporte se habrían decantado hacia el otro equipo simplemente por un tropezón, una ráfaga de viento, una decisión arbitral o cualquier incidencia que ninguno de los dos equipos pudieran controlar.

La consciencia de esto me lleva al siguiente punto:

Círculo de influencia

Importancia de centrarse únicamente en tu círculo de influencia.

El círculo de influencia engloba todas las cosas sobre las que podemos influir. Preocuparse o centrarse en todo lo demás es un desgaste de energía, tiempo y ánimo.Un trueno cae justo en tu casa y la destroza.

Es terrible, pero, ¿en que nos va a ayudar lamentarnos? ¿Va a producir esa reacción algún cambio positivo? Más bien lo contrario ¿cierto?

El negativismo y tristeza te van a inmovilizar, además de las consecuencias negativas demostradas que un estado de lamento tiene en tu cuerpo y en tu mente.

Así que, ¿por qué no centrarse en producir esos cambios positivos que están en nuestras manos y olvidar lo que pudo haber sido o en lo que no puedes influir?

Creo que tomárselo como un reto que superar y ponerse manos a la obra es la mejor forma de afrontar los problemas en los que no pudimos influir. Es fácil decirlo y difícil hacerlo. Soy consciente. Pero darse cuenta de lo que deberíamos hacer es el primer paso para hacerlo.

Y esto lo fui aprendiendo mientras iba avanzando en el juego.

Confianza.

Haber llegado a jugar en los niveles que estoy y a ganar de forma regular en ellos me ha demostrado que puedo tener éxito en ciertas actividades. Eso me hace sentir bien.

Además, normalmente era una persona inconstante. Por ejemplo, siempre he querido estar en la mejor forma física posible pero siempre terminaba dejando el gimnasio a los 3 o 4 meses.

Este fue uno de los motivos por lo que me propuse y continue jugando para llegar a Supernova Élite en Pokerstars (máximo status basado en la cantidad de juego durante un año).

Conseguir algo que supuso tanto esfuerzo me hizo comprobar que puedo ser constante en periodos largos.

También podríamos incluir en este apartado la confianza de que la perseverancia y el trabajo duro dan resultados.

Conocer nuevos lugares. Viajar.

Esto puede ser una consecuencia del beneficio económico pero no me refiero a ese tipo de viajes, pues no entraría en el tema del post.

Para jugar ciertos torneos en vivo he tenido que desplazarme hacia ellos. Eso me ha llevado a lugares tan dispares como el Yadida (Marruecos) o Las Vegas. Me gusta mucho viajar, aunque prefiero hacerlo sin mezclarlo con sesiones de poker.

Conocer gente increible

Conocer a bastante gente de diferentes lugares, con el enriquecimiento personal que ello conlleva.

El poker me ha permitido conocer a gente muy diversa. Algunos de ellos son ahora buenos amigos.

A priori, al ser un juego/competición individual en el que el dinero pasa de unos a otros se podría deducir que hay bastante rivalidad insana. La verdad es que todavía me sorprende como predomina más bien lo contrario. Suele haber bastante buen rollo entre los jugadores. Salvo excepciones, ¡claro!

Aquí solo hablo de aspectos positivos y, como no, también tiene otros no tan buenos.  Pero eso lo dejaremos para otro post!

Y tú ¿Qué opinas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *