Una nueva etapa

Time for change, colorful words on blackboard.

Retomo el blog momentáneamente para escribir una entrada especial para mi.

Llevo este 2016 alejado de los tapetes, tanto virtuales como físicos, viajando y poniendo mis ideas en orden. Vamos al grano:

Tuve la enorme suerte de encontrar algo que me apasionaba y de haber podido volcarme en ello. De aprender desde cero, de poner cuerpo y alma a disposición de una ilusión e ir escalando a través de ella. De sentir que las horas pasaban volando mientras hacía lo que me gustaba y comprobar como en poco tiempo pero con mucha dedicación iba consiguiendo lo que me parecía imposible poco tiempo atrás. De despertar queriendo comerme el mundo (el minimundo detrás del poker) y de simplemente ponerme a intentarlo. Y poco a poco, ver como ese mundo iba llegando.

La suerte también, de compartir momentos, ilusiones, viajes e incluso techo con gente impresionante. En el mundillo del poker hay de todo, pero predominan las personas inteligentes y me llevo muy buenos amigos de aquí.

El poker me ha proporcionado todo eso y nunca podré olvidarlo. Han sido 6 años muy intensos, de los que me llevo muchos de los mejores momentos de mi vida.

Simplemente con el tiempo dejó de motivarme e ilusionarme. Sentía que no había nada más de lo conseguido por lo que luchar que me mereciese la pena el esfuerzo que requería. Además, se unió que mi cuerpo dijo basta a su manera y tenía dolores de cabeza y fuerte dolor de espalda al acabar los días. Hubo semanas que no podía agacharme o estirarme. Por desgracia, la vida del jugador de poker es bastante sedentaria y al final pasaba 8-12 horas al día sentado y mirando activamente a una pantalla. A mi personalmente me pasó factura. A eso hay que añadir tener que vivir lejos de la familia y amigos en un país frío y nublado como UK gracias a la regulación sinsentido en España del poker que impedía jugar con otros jugadores fuera de España y que nos obligó a emigrar a la gran mayoría de profesionales. Por tanto, poker significaba también lejanía de donde realmente quería estar. Cuanto más viajo, más convencido estoy de lo privilegiado que soy teniendo Málaga como ciudad natal. Todavía no he conocido, en mi opinión, una ciudad mejor para vivir.

Pero seguía siendo muy rentable. Y ahí el dilema. ¿Seguir en algo que ya no te apasiona, que llega a aburrirte, que te perjudica físicamente y te hace vivir lejos de donde quieres porque es muy rentable? ¿Hasta cuándo?

No fue una decisión fácil de tomar, pero al final el día a día te va dando la respuesta.

Personalmente, desde que me dí cuenta que no quería seguir, me propuse un objetivo económico que creía poder lograr en el plazo de entre uno y dos años. Lo que sí tenía muy claro es que mientras siguiera tenía que hacerlo al cien por cien. El poker de alto nivel requiere, como cualquier deporte o actividad de alto nivel, gran dedicación. No puedes estar arriba dedicándole tres horas al día. No por mucho tiempo. Quería dejarlo en el punto alto de mi “carrera”, jugando los niveles más altos de cash y torneos que hubiese jugado nunca.

Por suerte, el poker me dió el año pasado momentos impresionantes en forma de torneos. Poder vivir el quinto día del Main Event de las World Series Of Poker,  la mesa final del European Poker Tour Barcelona (torneo más multitudinario en Europa hasta la fecha) y de las WSOPE y el segundo puesto en el High Roller del World Poker Tour UK fue algo totalmente especial. También, en menor medida, varias victorias en torneos online. Aunque mi principal dedicación fue el cash game, no hay nada emocionalmente como las fases finales de los torneos.

Obviamente, siempre “soñé” con llegar a ganar uno de los torneos grandes en vivo pero, como sabéis los que entendéis el mundillo, eso depende de la “querida” varianza y no iba a seguir solo para ello ya que, además, podría no llegar nunca.

 

Así que, con los objetivos pokeriles tachados de la lista, me dispongo a aventurarme en busca de lo que realmente me apasiona ahora (y que ya lo hacía antes de conocer el poker): Emprendimento, deporte e inversiones.

En una semana empezaré dos Masters en Barcelona:

  1. Master en Gestión Deportiva en el Instituto Johann Cruyff en Barcelona. Aquí podéis ver el dossier informativo:

http://johancruyffinstitute.com/es/programa/master-gestion-deportiva-semipresencial/

2)   Master en Asesoría Financiera en la UB (Universidad de Barcelona).

http://www.ub.edu/mastermaf/inform/dirigido.html

 

Siempre he disfrutado enormemente con el deporte. Principalmente haciéndolo, pero también viendo como otros competían.

El deporte es diversión, salud, superación personal, compañerismo, trabajo en equipo, evasión de problemas, ilusión, alegría, ambición. ¿Cuándo, tras una ducha, te has arrepentido de hacer deporte?

No me imagino una vida sin deporte. Y me gustaría que, además de hobby, formara parte de mi tiempo productivo. Contribuir en cierta medida a que más gente pueda disfrutar de todo lo bueno que puede aportar. Conseguir una mejor experiencia deportiva o incluso una nueva o diferente.

También disfruto aprendiendo sobre emprendimiento e inversiones. Y es por eso que tengo muchas ganas de empezar también el master en Asesoría financiera y gestión del patrimonio.

Todo esto no quiere decir que nunca más me volváis a ver en una mesa. Dependerá de si me llega a apetecer. Lo que quiere decir es que no va a ser, ni de lejos, mi dedicación principal.

Me encantaría, por supuesto, poder seguir jugando las World Series Of Poker y demás torneos más importantes, pero como ya sabéis se hace imposible residiendo en España 🙁

En definitiva, creo que el tesoro más preciado que tenemos es el tiempo que nos queda. Y mi tiempo quiero dedicarlo a lo que realmente me ilusione y apasione en cada momento. A lo que me haga levantarme por las mañanas con ganas de comerme el mundo de nuevo.

Un abrazo amigos.

new-life-chapter-1

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *